Las Buenas Conciencias

de
Portada de Las Buenas Conciencias

Resumen del libro Las Buenas Conciencias:

Sinopsis de Las Buenas Conciencias:

Trata de la crónica de un joven que cuenta desde su niñez hasta su adolescencia; Cuenta de sus ancestros de sus tíos, hermanos, abuelos etcétera… El lleva por nombre “Jaime Cevallos”, comienza describiendo una vieja casona donde vivía el ubicada en el centro de Guadalajara, esta era de cantera, charla de sus cortinas empolvadas de sus enormes salones que tenia (donde frecuentemente se hicieron fiestas), de sus paredes húmedas y frías de su salón vieja, del bodegón etcétera… Habla un poco del México de esa temporada; del general Prim, Porfirio Díaz, sobre el Guanajuato que para el era lo máximo y también incomparable.

La Familia Ceballos era de una clase alta tenia un comercio de telas; y Margarita esposo de don Higinio siempre a la tendencia con las telas, hasta que se murito don Higinio fue como cuando tuvo mas apogeo su comercio.

Se debatía su familia entre las buenas costumbres y las relaciones sociales, entre el mal de vivir sin sus verdaderos padres y la alegría de descubrir la vida, entre el pecado y la salvación.

Don Higinio tenia 2 hijos José y Pánfilo eran muy educados pero de diferente carácter; José se caso con Guillermina Montañés al ya estar en matrimonio Pepe Ceballos murió de una fiebre muy fuerte que le dio y Guillermina se quedo sola con sus 2 hijos que tenias que eran Asunción y Rodolfo; Pepe Ceballos deseaba que su hijo Rodolfo fuera letrado pero sus ilusiones no se hicieron situación crecieron y Asunción Se caso con Jorge Barcarcel, y Rodolfo se adjuntado con la hija de un señor que se llamaba Chepepon ella se llamaba Adelina tuvieron un hijo su hijo es Jaime Ceballos, pero como su hermana Asunción no vivía ahí en la casona cuando se entero que su hermano vivía con esa mujer en la casa de sus padres se cambio a la vivienda con su hermano corrió a su esposa Adelina; Ella (Asunción) cuido a su sobrino como a su hijo puesto que no tuvo lo crió adjuntado con su esposo Barcalcel; Jaime un día observando por el patio los que pasaban del pueblo; se metió un entrometido y lo llevo al bodegón y el entrometido venia escapando Jaime le empezó a hacer la platica y le ofreció asistencia y comida se quedo hay unos días hasta que su tío se percató y lo entrego a las autoridades.

Jaime toda vez que iba ala iglesia se veía atraído por el Jesús crucificado que había en el altar el en un instante pensó ser religioso pero no se decido.

Jamás tenia contacto con su papa Rodolfo hasta que Rodolfo empezó a hablar mas con su hijo de lo que sentía y lo que deseaba.

REF 94.